Cirugía de Nariz

Post 17 of 29


Si pensamos en cirugías plásticas, la primera que nos viene a la mente es la rinoplastia o cirugía plástica de nariz, ya que desde hace años es una práctica quirúrgica totalmente asimilada por la sociedad.

Por lo general hay dos motivos centrales por los cuales una persona decide someterse a una operación de este tipo; por un motivo estético, o sea, no sentirse conforme con el tamaño/forma/volumen de su nariz, o por un motivo físico, alguna malformación imperceptible, como por ejemplo, el tabique desviado, que puede estar obstruyendo el paso del aire, ocasionando una dificultad para respirar.

Comúnmente se denomina rinoplastia a la cirugía de nariz con fines estéticos, y septoplastia a la intervención que soluciona inconvenientes físicos, tales como el tabique desviado, entre otros.

Cuando una persona resuelve realizarse una rinoplastia se dirige a realizar una o varias consultas con un especialista en cirugías plásticas quien determinará que procedimiento será más conveniente realizar. El paciente indicará que es lo que desea cambiar de su anatomía nasal y el cirujano expondrá las opciones. Hoy en día los médicos cuentan con avanzados métodos de computación que permiten, a través de una foto del paciente, preveer posibles resultados. Por medio de un software, modifican una foto y prueban distintas posibilidades.

En la rinoplastia por lo general la técnica que se utiliza es la de separar la piel de la estructura ósea y cartílagos que componen la nariz y luego esculpir, acomodar y modificar en cada paciente, según los deseos del mismo. Existen otros métodos de abordaje a través de la boca, por ejemplo, pero son menos comunes.

Se utiliza anestesia local o total, según el paciente. Es una operación segura, siempre y cuando la practique un especialista y no deja marcas ni cicatrices de incisión visibles. El postoperatorio es doloroso pero se calma con analgésicos tradicionales. La desventaja es la cantidad de días que tendremos la cara llena de hematomas hasta que terminemos de cicatrizar, y la posible experimentación de tapones de sangre en el postoperatorio, pero valdrá la pena si los resultados son lo deseados.

La septoplastia es, básicamente la solución al tabique desviado que es una patología muy común que puede ser diagnosticada fácilmente por cualquier médico especialista en el tema.

La desviación de tabique puede ser producida por un trastorno del crecimiento óseo o por un traumatismo. Esta patología puede no presentar síntomas o mostrar dificultades visibles para respirar, lo que lleva a tener problemas con conciliar el sueño y problemas pulmonares o cardíacos.

En la septoplastia se realiza un  procedimiento quirúrgico casi igual al de la rinoplastia, con la diferencia que solo se trabaja sobre el tabique, sin modificar la apariencia superficial de la nariz. Es el único método totalmente efectivo para la desviación de tabique.

Como podemos ver, la cirugía de nariz es un procedimiento quirúrgico simple que no presenta grandes complicaciones y que no solo puede hacernos lucir una armonía facial, si no también solucionarnos un problema físico. Siempre debemos sacarnos todas las dudas con profesionales de confianza y estar seguros de la decisión a tomar.

 

, , , , ,

Menu