Dietas Proteicas

Post 12 of 29


En las ansías por tener el cuerpo deseado, las personas se someten a todo tipo de dietas. Por lo general, la principal característica de las dietas es la disminución considerable de la ingesta de alimentos. O sea, comer mucho menos. Esto es algo que no le agrada a nadie, ya que comer no solo es necesario para estar sanos, si no que también genera placer a través de los distintos gustos que podemos experimentar.

En contraposición a las dietas prohibitivas se encuentran las dietas proteicas, que si bien no permiten comer absolutamente todo lo que queramos, nos posibilita adelgazar sin dejar de comer buenas porciones. La dieta proteica consiste básicamente en comer (por no más de quince días) alimentos que sean ricos en proteínas tales como la carne roja, el pollo, huevo, pescado, quesos. Estos son alimentos que por lo general se dejan excluidos en otras dietas, pero en la dieta proteica lo que se deja excluido son los azúcares y carbohidratos en exceso. También aparta  Esto no significa que no los podamos comer, si no que debemos dejarlos de lado los primeros días de la dieta y luego ir incluyéndolos de a poco.

Este tipo de dieta logra que se reduzcan dos kilos cada tres días, justamente por eso sirve para momentos de estancamiento. No es una dieta con efectos duraderos, se corre el riesgo de recuperar de manera muy rápida los kilos perdidos. Y no es una dieta que pueda realizarse por más de dos semanas ya que excluye muchos alimentos y sustancias necesarias para el cuerpo.

Se debe tener en cuenta que el hecho de solo ingerir alimentos proteicos por mucho tiempo tiene consecuencias en el organismo. Comer grandes cantidades de proteínas genera el exceso de trabajo de algunos órganos como el hígado y los riñones, provocando fallas renales. Por otro lado, dejar de comer hidratos de carbono y glucosa nos impide producir la suficiente energía y nos ocasiona debilidad. La falta de la ingesta de fibras produce estreñimiento, lo que produce un grave problema en el organismo ya no se realiza una correcta expulsión de desechos y toxinas del organismo. El exceso de proteínas genera pérdida de masa ósea. Sin mencionar que los alimentos ricos en proteínas tienen alto contenido de grasas, lo que provoca un aumento considerable de colesterol, acido úrico, y triglicéridos en el organismo, poniendo en riego nuestra salud.

Lo que provoca la dieta proteica es una gran sensación de saciedad y más aún porque no tiene muchas restricciones. Es cierto que se baja de peso en muy poco tiempo, pero también es cierto que es una dieta que a largo plazo deteriora mucho el cuerpo.

La dieta proteica es recomendable para personas que están en muy buen estado de salud y nutrición, que practican algún tipo de actividad física y que eligen realizar este régimen por poco tiempo. Nunca es recomendable seguir con la dieta proteica por más de dos semanas, es muy importante no olvidar eso ya que se corre un gran riesgo al exponer el organismo de esa manera.


Menu