Psoriasis Artritis

Post 13 of 29


La artritis es una enfermedad que ataca las articulaciones, inflamándolas y desgastándolas. Generalmente es provocada por una lesión que no se curó de manera correcta o por el excesivo ejercicio de las articulaciones. La artritis puede curarse, siempre y cuando no esté muy avanzada. Si no es detectada y tratada a tiempo, puede producir inmovilización de las articulaciones y discapacidad de movimiento en el cuerpo del paciente.

Los principales síntomas que permiten descubrir la enfermedad son; dolores e hinchazón en las articulaciones, pérdida de la fuerza y temblores en las extremidades.

La psoriasis es una enfermedad crónica inflamatoria de la piel, no es contagiosa pero si hereditaria. Es más común en los hombres que en las mujeres.

 Esta patología provoca lesiones escamosas e inflamadas, afecta a cualquier parte de la piel, pero por lo general se presenta en codos, rodillas, cuero cabelludo, espalda y abdomen. Puede ser desencadenada por estrés, factores climáticos, traumatismo e infecciones, entre otros. La cura de esta enfermedad es solo parcial. Se pueden tomar algunas medidas para atenuar la enfermedad como tomar sol, hidratar la piel con cremas, dejar al aire las heridas o colocar aloe vera. Más del 70% de los pacientes que padecen esta enfermedad, la tienen a lo largo de toda su vida.

La artritis psoriásica es una patología inflamatoria que afecta las articulaciones y comienza con la psoriasis.

El 20% de las personas con psoriasis desarrolla artritis, presentándose antes la psoriasis, este es el comienzo de la patología denominada artritis psoriásica. Se refleja en población de entre treinta y cincuenta años. Es una enfermedad que se produce de manera lenta. El paciente que padece esta enfermedad tiende a tomar antiinflamatorios para calmar el dolor, lo que retrasa el diagnostico hasta que las lesiones en la piel hacen visible el avance de la patología.

Los síntomas suelen aparecer con mayor aumento por las mañanas, con dolores en las articulaciones comprometidas, inflamación y rigidez, el reposo empeora el dolor.

Hay cinco tipos de artritis psoriásica; simétrica, que involucra a articulaciones de ambos lados del cuerpo, como por ejemplo, ambas muñecas, ambas rodilla. Suele ser muy severa. La artritis asimétrica, que no se presenta por igual en ambos lados del cuerpo y generalmente compromete cadera, rodilla y tobillo. Es más tenue que la simétrica. La pseudo artrosis que afecta generalmente solo a los dedos de manos y pies, provocando mucha hinchazón. Muy pocos pacientes presentan este tipo de artritis psoriásica. La espondilitis afecta la columna, inmovilizando el cuello y provocando mucho dolor en las lumbares, rodillas, tobillos y articulaciones sacroiliacas.  Y por último, la mutilante. Este tipo de artrosis psoriásica es la peor. Afecta a un 5% de los pacientes con artritis y se presenta en mayor medida en manos y pies, y desemboca en la destrucción total de la articulación en meses o años, dependiendo el paciente.

Es importante detectar a tiempo la enfermedad para que pueda ser tratada como corresponde. Si la patología es leve, solo hará falta antiinflamatorios. Si es muy severa se utiliza metotrexane, infliximad o adalimubad, entre otros.

Menu